La danza y el teatro me fascinan, amo ver a los artistas sobre el escenario y anticipo el desafío que implica trabajar discretamente en condiciones fuera de mi control. Tras años de experiencia en fotografía de escenarios el aspecto técnico ya es instintivo para mí, pero la técnica fotográfica es solo parte de la ecuación. La tarea realmente importante sigue siendo tan fresca y excitante como cada nuevo performance que fotografío: debo sintonizar completamente con el juego dinámico entre concepto, escenario, luz y ejecución humana. Solo así puedo alcanzar el éxito y capturar esos momentos únicos que encapsulan la esencia de la pieza. Esa es la misión a la que siempre me entrego con devoción.
Back to Top